.
.

.

La Organización Yanama avanza en su proceso de atención a la primera infancia


7 Aipir (640x427)

 

Nota de prensa

 

Los niños y las niñas wayuu experimentan y vivencian el entorno cultural donde se desenvuelve su crecimiento y desarrollo físico, espiritual, afectivo, cognitivo, alimentario, entre muchos otros aspectos, que determinan su aprendizaje social y cultural para la vida en el contexto de su territorio ancestral.

A partir de ello, la Organización Indígena Yanama desde el 2016 viene operando en convenio con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) el Programa de Atención Integral a la Niñez Wayuu, bajo la Modalidad Propia e Intercultural en el marco del Sistema Educativo Indígena Propio SEIP, caracterizado como el primer ciclo de aprendizaje denominado semillas de vida: Ranchería Infantil. Desde febrero pasado, este proceso se ha construido con el apoyo de un equipo interdisciplinario que hace posible la implementación de esta Propuesta Pedagógica, aplicada en cada Unidad Comunitaria de Atención (UCA)  en las 47 comunidades atendidas por Yanama en el municipio Uribia.

De junio a noviembre, se participó en la validación y ajuste del Modelo de Acompañamiento Pedagógico Situado – MÁS, realizado a través de un pilotaje con el Ministerio de Educación Nacional en 12 Unidades Comunitarias de Atención, distribuidas en siete comunidades wayuu, beneficiando inicialmente a 240 niños y niñas; proceso que demuestra que el programa de Atención a la Niñez Indígena de la Modalidad Propia no solo consiste en garantizar una alimentación sana, también  fortalece un proceso de formación integral que garantice la permanencia y pervivencia como pueblo wayuu desde el respeto y reconocimiento de los derechos fundamentales reconocidos constitucionalmente  para los pueblos indígenas en Colombia.

Cumplimos y avanzamos en la atención integral de los niños y niñas wayuu, una experiencia que a pocos días de culminar 2017 nos llena de satisfacción y muchas ganas de seguir construyendo para la vida y en la vida porque llevamos a la niñez wayuu en el corazón.