.
.

.

La Alta Guajira enfila potente movimiento de literatura indígena wayuu


20180503_152927
Leonel López
Palarialü, comunidad portuaria en la Zona Norte Extrema de la Guajira, comúnmente conocida como Puerto Estrella, se convirtió en centro piloto para la realización de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo) durante los días 3 y 4 de mayo, lo que se tradujo en una oportunidad para que escritores de Colombia, España y Brasil compartieran saberes con niños de las comunidades wayuu de la Alta Guajira.
Tras un recorrido por las rutas intrincadas de la zona, y alrededor de 8 horas de viaje, una caravana de vehículos rústicos transportó desde la ciudad de Riohacha con destino a Puerto Estrella a un singular número de escritores y poetas como la narradora wayuu Vicenta Siosi, el poeta guajiro Limedis Castillo , la poeta Linda Antonella Solano, Guisseppe Antonio Casias, escritor y periodista español, por Venezuela, el docente universitario y lingüista wayuu Luis Beltrán, entre otros, invitados todos por la Filbo, la Cámara Colombiana del Libro, la organización Wayuu Araurayu, bajo el patrocinio de la multinacional española Repsol.
La sorpresa para autores invitados de la Filbo es encontrarse en aquél inhóspito y alejado paisaje del Departamento de La Guajira, un verdadero semillero de escritores y poetas en formación, y otros que hasta inclusive han logrado publicar sus trabajos. La recientemente inaugurada biblioteca “Ramón Paz Ipuana” fue el escenario literario que permitió a escritores invitados encontrarse con el gran potencial literario que hay en la Alta Guajira.
Limedis Castillo, poeta riohachero, destaca que las actividades que desarrolló con los niños y niñas de Puerto Estrella, notó su potencial para las letras y las artes. “Tuvimos la oportunidad de compartir con los niños en la biblioteca Ramón Paz Ipuana, con ellos realicé ejercicios para incentivar y mejorar en ellos los procesos de lectura y escritura, veo mucho potencial en los muchachos, sin embargo, se requiere más tiempo para dedicarles a ellos en ejercicios de lectura y escritura”.
Opina que es un inicio que la Filbo haga presencia en la Alta Guajira con la participación de escritores nacionales e internacionales, lo cual a su parecer debe mantenerse en Puerto Estrella. “Esto motiva a los maestros que están en estos lugares muy alejados mostrar por medio de talleres literarios con escritores visitantes lo que están escribiendo, y así continuar este proceso que permita puedan surgir otros Ramón Paz Ipuana”.
Para el investigador y lingüista wayuu, Luis Beltrán, la apertura de la biblioteca “Ramón Paz Ipuana” es un logro importante para la alta Guajira. “Para nosotros los wayuu es importante contar con una biblioteca que es el primer espacio del saber aquí en la Alta Guajira en el sentido de que tienen muchos materiales de consulta que pueden potenciar los conocimientos de las nuevas generaciones, la presencia de la Filbo aquí en la Guajira es histórico porque nos ha permitido conocer a estos grandes escritores de Latinoamérica que nos visitan, y ver que aquí hay una gran riqueza de creatividad literaria por todos los elementos que nos rodean”, asegura.
Por su parte, Gustavo Valbuena, representante legal de la Asociación Wayuu Alaulayu, explicó que el punto de enfoque de la Filbo en la Alta Guajira fueron los niños. “Esta fase con la presencia de la Filbo en Puerto Estrella estuvo centrada en un encuentro donde se dieron cita escritores nacionales e internacionales con los niños, nos hemos juntado bajo el criterio de potenciar y apoyar el intelecto wayuu, ordenando todo ese potencial, en este caso a través de los niños. Queremos que Puerto Estrella y otros corregimientos sean los más lectores, y para ello estamos trazando unas alianzas estratégicas con la Cámara Colombiana del Libro, y con la iniciativa de la biblioteca pública Ramón Paz Ipuana”, precisó.
Según Valbuena en la Alta Guajira ya existe un movimiento literario en distintas comunidades de la Zona Norte Extrema donde se trabajan diferentes temas. “Hablo de Nazareth, de Tawaira, donde se está trabajando duro el fundamento del eiruku, en Castillete donde hay claridad del territorio no binacional, sino circular de los wayuu desde lo ancestral, en otros puntos se están trabajando temas como la base económica del wayuu, en zonas como Punta Espada y Puerto López, y corregimientos bisagra de una economía con la otra, como por ejemplo Siapana cuyos núcleos familiares constantemente se desarrollan social, económica y culturalmente entre el estado Zulia (Venezuela) y la península de la Guajira”.
Finalmente enfatizó en otras fases de investigación y capacitación a realizarse a futuro, como el primer encuentro de eirukus (clanes) para el 2 de mayo de 2019. “Ya estamos trabajando en esa convocatoria, vamos a promover diálogos internos de eirukus para encontrarnos en el marco de los 250 años de la resistencia wayuu para decirnos cuál es nuestra realidad, nuestras fortalezas, cuáles nuestras debilidades, y qué queremos los wayuu ante una sociedad nacional e internacional”.
Griselda Iguarán Uliana, docente de la comunidad de Nazareth
Libro: Neologismos en la gramática Wayuunaiki
“Sobre el trabajo Neologismos en la gramática del Wayuunaiki se hizo consulta de varios teóricos en quienes nos basamos para formar las palabras. Por ejemplo el abecedario lo llamamos emetutpijananüiki (sonido fuerte del habla), y las vocales las llamamos jiattapijananuiki (suave sonido del habla)”.
Rosario Ramírez Uliana, docente en la comunidad de Nazareth
Libro: El Arcaísmo en el Wayuunaiki
“Mi monografía está basada en las palabras arcaicas, que como todo, tienen su ciclo, nacen, se reproducen y mueren, nos centramos en recopilar todas aquellas palabras que han desaparecido del wayuunaiki”