.
.

.

Ouutsü-Oü’lakülü: autoridad espiritual


Oütsuu wayuu

 

Manuel Román Fernández

La mujer ouutsü es la autoridad espiritual que regula la salud y estado anímico  de los individuos. Su valor e importancia es de gran relevancia dentro de la sociedad wayuu, por ser la poseedora espiritual de lo sagrado.

El don de la mujer wayuu en lo espiritual y lo sagrado, que recae sobre la Ouutsü-Oü’lakülü, tiene que ver con Mma, ésta por ser la fuente responsable de la germinación  y preservación de las especies desde el cual se otorga el carácter Sagrado de la vida,  en todas sus formas y manifestaciones. De aquí surge la dimensión social de la mujer Ouutsü-Oü’lakülü, como experta espiritual y visionaria espiritual en lo sagrado  y la revelación onírica.

A partir de La’pü, el sueño y los procedimientos de la medicina wayuu (Wunüü-Epiasee),la mujer experta en espiritualidad, conserva la modalidad de la semilla, la raíz, las plantas y piedras, como elementos esenciales para el rito y la ceremonia sagrada, que afianza  la función social  de preservar la vida a través de esencias y sustancias vitales. La mujer wayuu como Autoridad Espiritual es una experta en lo religioso, que sobreviene atado como unidad mística asociada al Territorio y a los valores de protección, renovación y permanencia de la vida.

La mujer Ouutsü-Oü’lakülü (visionaria espiritual), como guía espiritual, como guía religiosa en la cultura wayuu, que orienta desde lo individual el comportamiento del individuo,a través de rituales y desde La’pü (el sueño), en complemento con la aplicación de Wunu’u, la medicina natural y ancestral que busca restablecer la relación espiritual del individuo con el entorno.

Existen varios saberes en la figura de la Ouutsü-Ou’lakülü, que son de importancia conocerlas para su buen entendimiento, conocimiento y aprendizaje de el lector. Estos conocimientos o saberes tienen que ver como la Clasificación de los expertos en diferentes ramas del saber, así como existen varia especialidades en la ciencia médica occidental.

 

Imagen: Cortesía del Instituto Caro y Cuervo.