.
.

.

15 líderes asesinados desde que se implementan los acuerdos de paz


velorio-de-emilsen-manyoma

En 51 días de implementación de los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC han matado 15 líderes sociales. Eso significa que cada tres días y medio matan a un dirigente campesino, indígena o afrodescendiente desde el primero de diciembre. Líderes estudiantiles, concejales de municipios apartados, representantes de víctimas y hasta médicos tradicionales han muerto en el comienzo de la transición hacia el posconflicto.

Las investigaciones avanzan, dicen las autoridades. Sin embargo, el ministerio de Defensa ha dicho en varias oportunidades que los atentados contra estos dirigentes sociales “no son sistemáticos” y que el paramilitarismo —uno de los objetos de casi todas las denuncias— son una cosa del pasado.

“No hay paramilitares, así que aceptar eso es darle garantías políticas a quienes no las merecen. Hay asesinatos, pero no son sistemáticos, si lo fueran sería el primero en aceptarlo”, dijo el propio ministro, Luis Carlos Villegas, esta semana en una cadena radial.

Lo cierto es que están matando, de manera sistemática o no, a las personas que van a implementar los acuerdos de La Habana en las regiones golpeadas por la violencia. Cauca, Putumayo, Bolívar, Antioquia, La Guajira, Nariño, Chocó, Córdoba, Atlántico, Cesar y Valle del Cauca han puesto los muertos este mes y medio. ¿Cuántos más?

1. Vicente Borrego

1_8

Fue asesinado frente a su casa con múltiples disparos. Era un ganadero y comerciante de La Guajira, que fue concejal de Riohacha a comienzos de los años 90. Según el portal noticioso La Guajira Hoy, “en la actualidad estaba dedicado a apoyar a los amigos a corporaciones públicas de elección popular y también en la administración de sus fincas y bienes”.

En 2014, la Fiscalía capturó a Borrego por su presunta participación en el asesinato de Iván Muñizen, profesor y sindicalista de la Asociación de Educadores de La Guajira. Entonces, la entidad lo señaló como presunto responsable de los delitos de homicidio en persona protegida y concierto para delinquir, y ordenó su detención domiciliaria. Quedó en libertad por las demoras de la justicia en tomar una decisión de fondo sobre el caso.

Nataly Salas

5_4-1

El 3 de diciembre, Nataly Salas fue encontrada muerta en una laguna de Montería. La estudiante de 19 años, que se perfilaba como una activista estudiantil, también fue violada según las primeras declaraciones de las autoridades.

El 14 de enero, más de 40 días después del asesinato, el papá de Nataly, Edwin Salas, le pidió a la Fiscalía que acelerara las investigaciones, pues hasta ese momento no habían encontrado ningún sospechoso del asesinato. “No estoy conforme con los que llevan este caso. Siempre que pregunto me dicen que el caso va adelantado, pero hasta el momento no hay capturas”, dijo Salas.

Guillermo Veldaño

7_1

Fue asesinado en zona rural de Puerto Asís (Putumayo). Era presidente de la junta de acción comunal de la vereda Buenos Aires e integrante del Sindicato de Trabajadores Campesinos del Cordón Fronterizo del Putumayo, que está afiliado a Fensuagro y a Marcha Patriótica. Su liderazgo se desarrollaba entre los corregimientos Teteyé y Puerto Vega, de Puerto Asís, donde los campesinos protestan frecuentemente por la explotación petrolera que realiza el Grupo Vetra, operador del Consorcio Colombia Energy.

El crimen ocurrió muy cerca de la vereda La Carmelita, uno de los puntos donde las unidades del bloque Sur de las FARC dejarán las armas y empezarán su proceso de reincorporación. En la zona dicen que Veldaño era un importante defensor del agua y del medio ambiente.

Redacción: Servindi