.
.

.

Sequía amenaza al río Bravo


Río Bravo

En los últimos meses la frontera entre México y los Estados Unidos viene siendo escenario de diversos episodios lamentables. A las políticas inmigratorias y separatistas aplicadas por el gobierno de Donald Trump en dicho territorio, se le suma un acontecimiento climático que pone en riesgo a uno de los afluentes más emblemático del norte del continente americano: el Río Grande.

El también conocido como Río Bravo desde el lado mexicano viene experimentando una reducción dramática de su caudal. La principal razón sería una sequía prolongada que nace desde el Valle de San Luis, ubicado al norte de México, y que podría generar la desaparición del caudal de este famoso afluente.

“La falta de lluvia y de nieve ha causado una sequía récord que afecta al ecosistema y a la vida salvaje, aumenta el riesgo de incendios como ya lo hemos visto, y perjudica la economía”, declaró para la agencia EFE esta semana Taryn Finnessey, especialista en jefe de cambio climático de la Junta de Conservación de Agua de Colorado.

Las estimaciones que los especialistas vienen realizando sobre el futuro de este río son alarmantes. En algunas zonas el nivel del agua no llega ni al 2% de su caudal habitual, lo cual hace pensar en una posible desaparición de este afluente si en el futuro se siguen produciendo este tipo de sequías.