.
.

.

Las IPS Indígenas necesitan la colaboración de los wayuu para su atención óptima


 

 

IMG_20190226_105539685

A las 8.00 de  la mañana,  hay una fila afuera de la IPS Anenu-Jia. Mujeres wayuu solas y mujeres wayuu con niños en brazos. Esperan entrar para que les practiquen unas pruebas de laboratorio y para las consultas pediátricas de os pequeños. Ellos forman parte de los cinco mil indígenas registrados en la IPSI Anenu-Jia, en Riohacha.

Una vez adentro, están atentas a su llamado. Dos horas y media después esperan, en la taquilla de Farmacia, los medicamentos que les recetaron los especialistas. Atención  servicio completos brindan en esta IPS, asegura su coordinador médico, Alexandle Legltlme.

“Las mujeres y niños wayuu que atendieron están registrados en una data a la que Trabajo social les hace seguimiento”, explica Legltlme. Pero, recalca que este seguimiento de fechas de consultas y revisiones se les hace cuesta arriba con la mayoría está de la población indígena por sus condiciones “dispersa y difusa”. “Muchos ya no viven en la dirección que nos dan ni tampoco tiene los contactos con las que se registran. Y nos es difícil reubicarlos. A veces, hacemos el cruce de información con otros indígenas y nos damos cuenta de que viven en otras rancherías”. Pero, como están renovando el Modelo de Atención en Salud, ahora optarán por un registro más detallado, es decir, direcciones y contacto telefónicos alternos.

Esta misma problemática la tiene la IPSI EZEQ Salud, cuenta Milena Díaz, coordinadora asistencial, pero en menor grado, porque ya han completado formularios con datos extras de cada paciente. Pero su llamado a la población indígena es a que les colaboren en la atención extramural que hace el personal del centro asistencial. “Hemos tenido casos, en las rancherías, que las mujeres no quieren que pinchemos más de dos veces a los niños, cuando hacemos jornadas de vacunación, porque, reclaman, que es sangre wayuu que están perdiendo. Y, por ejemplo, son niños de cinco años que ni siquiera tienen puestas las vacunas básicas de primer año. Igual en los casos de desnutrición: a veces, no es por la ingesta de alimentos, sino  por factores como falta de agua potable, insalubridad  por no permitir sacar a los pequeños de las rancherías. Nos han negado el traslado. Aunque nosotros llevemos suplementos alimenticios, insumos y medicamentos, hay niños que requieren atención particular y observación hospitalaria”, explica.

El llamado es  los indígenas, a que colaboren con lo prestadores de servicios en salud que también son indígenas y, los que no, se conduelen de igual manera de ellos y quieren brindarle una mejor atención médica para u bienestar integral. WAYUUNAIKI se une a este llamado.

COORDENADAS

IPS Anenu-Jia

Carrera 15 # 9-51

Para citas:

Personalmente: 8.30 a.m. a 9.30 a.m. y 2.30 p.m. a 3.30 p.m.

Vía telefónica: 727.6354/317 5150805

IPSI EZEQ Salud

Carrera 15 11 B-08

727.5077