Grupos armados estarían usando la tortura como arma contra indígenas

Cuatro indígenas han asesinado en la última semana en dos regiones del Cauca. Hasta ahora, no se reportan capturan por esos crímenes.

Mientras tanto, a un guardia indígena lo sometieron a golpes y apareció amarrado con alambres en zona rural de Buenos Aires, Cauca. La acción la cometió, supuestamente, una banda armada de fusiles.

En el primer caso, mataron a Camilo Andrés Jiménez Correa, de 28 años, y a Fabian Andrés Osorio Loaiza, de 29, ambos líderes comuneros oriundos de Jamundí, Valle. Los cadáveres los encontraron en la vereda Huasanó, municipio Corinto.

El reporte señala que los cuerpos presentan señales de tortura: les amarraron sus cabezas y las metieron en bolsas negras.

Esto hecho se suma al presunto secuestro y tortura de un líder indígena en el sector conocido como El Filo, jurisdicción del municipio Buenos Aires.

Pronunciamiento

Según el Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), José Albeiro Camayo Guetio, coordinador de la Guardia Indígena en la zona de las Delicias, cerca de las 7:15 de la mañana de este lunes fue abordado por un desconocido que portaba fusil y armas de corto alcance y llevado hacia la parte alta del territorio en el sitio ‘Alto La Chapa’, donde esperaban cuatro personas más armadas con camuflados y quienes lo amarraron con alambres de púas para luego interrogarlo sobre un supuesto secuestrado de la región, cuyo paradero conocería el nativo.

“Le advirtieron que si en 48 horas esa persona no era liberada él sería asesinado”, dijo Harold Secue, consejero de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín).

Finalmente, lo dejaron amarrado a un poste, donde horas después lo encontraron.

El líder indígena ya había sufrido amenazas e incluso un atentado, en agosto pasado, en la vía que comunica a Toribío y Caloto.

La semana pasada,  se denunció el asesinato de los comuneros Ul Mestizo Ortiz Arcángel, muerto a disparos en la vereda La Despensa, municipio Toribío, y de Jairo Montaño,  de 45 años, a quien atacaron hombres armados, cuando se encontraba al lado del puente sobre el Río Moras, en la vía terciaria que conduce de Belalcázar a la vereda Taravira.

Fuente: EL TIEMPO.

Deja un comentario

scroll to top