Indígenas en la mira: 125 muertos en un año

Colombia tiene 102 comunidades indígenas, según la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic). Un millón 400 mil personas son indígenas, es decir el 3,5% de la población del país.

Por años las luchas de los pueblos indígenas han sido por derechos en un 35.24% de los casos y por territorio, en un 24.42%.

Un informe reciente de la Defensoría del Pueblo indica un nuevo problema para estas comunidades: el confinamiento, que es la presión de los grupos armados para que la población no pueda moverse de su territorio y esto lleva a que la situación pase inadvertida para las autoridades, porque no se presenta un desplazamiento. Así lo explica Felipe Vernaza, defensor delegado para la Movilidad Humana.

En esta situación de confinamiento hay por lo menos 16 mil indígenas, en Chocó, Nariño, Cauca, Córdoba, Antioquia y Norte de Santander, entre otras.

En lo que va del Gobierno de Iván Duque han fallecido asesinados 125 indígenas, lo que para estas comunidades representa el inicio de un genocidio, al que no se le ve forma de que sea frenado. A todos estos indígenas los han matado con arma de fuego.

Al respecto, Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC.

Riesgo de extinción

70 de los 102 pueblos indígenas están en grave riesgo de exterminio físico y cultural. Treinta y nueve de ellos en inminente riesgo de extinción, según la Corte Constitucional. Pero grupos armados ilegales como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, el ELN, los paramilitares, las disidencias de las FARC, y las bandas criminales se disputan las rutas del narcotráfico y la minería ilegal, quedando en medio del fuego cruzado los pueblos indígenas. El defensor del Pueblo, Carlos Negret, dice que, en los últimos recorridos por el Cauca, las disidencias no los dejaron continuar.

Las comunidades indígenas están bajo la presión de los grupos armados. Pero si la Fuerza Pública no ingresa es porque no quiere, porque de manera coordinada los indígenas permiten que ellos estén en el territorio. Así lo cuenta Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Onic.

Son más de 70 alertas las emitidas por la Defensoría del Pueblo sobre los riesgos para las comunidades indígenas, pero estas no han sido acatadas. El defensor, Carlos Negret, insiste en que estas alertas con para evitar hechos tan lamentables como los que se están presentando, el último ocurrido en Tacueyó, Cauca.

Estas comunidades ancestrales son consideradas en el mundo como la versión humana del agua, del fuego, la tierra, el aire, el sol, el territorio y la luna. Estas voces piden que no los sigan asesinando.

Fuente: caracol.com.co.

Deja un comentario

scroll to top