La Guajira generará energías limpias para toda Colombia

Puerto Estrella

 

Mermis Daniel Fernández Montiel

@MermisDaniel1

 

Uribia, Colombia. La Ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez,  durante el Taller Construyendo País número 11 que se llevó a cabo en Uribía el sábado 13 de octubre, de 2018 explicó que en La Guajira el viento que viene del mar “nos va a permitir que en La Guajira se desarrollen en estos próximos cuatro años al menos 14 proyectos de energía renovable”.

La funcionaria resaltó que Colombia, con esos proyectos de energías renovables, pasará de “tener 50 megavatios, que equivale a lo que consume una ciudad como Ibagué, a tener 1.500 megavatios en energías limpias. Eso es lo que equivale a Medellín y Cali juntas”.

Vientos  guajiros para Colombia

Desde hace varios años en las comunidades de la alta guajira colombiana se han venido instalando unas torres para la medición de la velocidad del viento para determinar en cuales áreas de la costa podrían construir el primer proyecto de transmisión de electricidad en Colombia mediante la conexión de 7 parques de energía eólica de La Guajira.

En este sentido la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) de Colombia adjudicó al Grupo Energía Bogotá (GEB), el Proyecto Subestación Colectora 500 kV que consiste en la construcción en el municipio de Uribía, dos líneas de transmisión a 500 kV de aproximadamente 110 km cada una desde la Subestación Colectora hasta la Subestación Cuestecitas 500 kV y una línea de transmisión a 500 kV con una longitud aproximada de 250 kilómetros desde la Subestación Cuestecitas 500 kV hasta la subestación La Loma 500 kV, en el Cesar.

Recursos y más empleo para los wayuu

Suárez aseguró que el proyecto traerá prosperidad para los wayuu, “vamos a incluir en el Plan Nacional de Desarrollo transferencias eléctricas para que La Guajira reciba dinero por los recursos energéticos que le provea al país”.

Otro de los aspectos positivos es que esos proyectos “deben generar cerca de 5 mil empleos en la región, entre el 2019 y el 2022”.

Igualmente, la ministra Suárez indicó que para el año 2022, por medio de la energía de panel solar, habrá 35 mil nuevos usuarios, lo que equivale a que 120 mil habitantes. “Tendrán energía en sus casas, en sus centros de salud y en sus colegios”.

El alcalde de Uribía, Luis Enrique Solano, informó mediante la cuenta en Twitter @todoporurubia: “estuvimos reunidos con Juan Camilo Vallejo, Director del Fondo de Energías No Convencionales y Gestión Eficiente – Fenoge-, quien nos socializó el estado del proyecto de llevar energía a diez escuelas en el Departamento de La Guajira, entre esas escuelas del territorio de Uribía. Dicho proyecto fue un compromiso de la Ministra de Minas y Energía en los talleres construyendo país del año pasado”.

Esperan por la consulta en las comunidades

Para, Carmen Palmar Ipuana, autoridad ancestral de la comunidad Waipiralein- Koushalein, corregimiento de Jonjoncito del municipio Uribía, por donde pasará el tramo de Uribia-Cuestecitas, este proyecto no es conocido por los wayuu, “En Julio del año pasado, vinieron una gente de Bogotá y nos dijeron que iban a construir unos molinos para producir energía. Nos prometieron que iban a regresar pero hasta la fecha nada”.

La líder indígena dijo que no sabe con exactitud que implica la construcción de un parque eólico en su territorio, “dicen que van a pasar unos cables y eso puede afectar el territorio, los cementerios. No nos han informado, menos consultado si estamos de acuerdo o no”,

Por su parte, Yakelin Romero, de la fuerza de mujeres Wayuu y habitante de Barrancas, área de influencia del tramo Cuestecitas Guajira- La Loma, Cesar, manifestó que “Nos preocupa el impacto cultural, porque no hay claridad sobre el manejo de la participación de la comunidad en el proyecto, por ejemplo, cuantos metros cuadrados tenemos que ceder para que construyan las torres. Como participan los wayuu en los acuerdos de pago de servidumbre. Porque no me digan  que me van a regalar un pozo de agua, mejorar una escuela o pintar el cementerio familiar cuando en realidad debe existir una negociación por los años que el estado o la empresa ocupará mi territorio (…) Lo que seguimos viendo es una mecanización del instrumento, porque, uno observa con las experiencias anteriores que no hay realmente una consulta. El gobierno llega con una agenda, con los tiempos limitados y lo que es peor con la lista de los convocados para la asamblea”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top