La lluvia y Riohacha, enemigos férreos

Aún no existe un proyecto que planteé el desahogo de las aguas servidas en el alcantarillado. La ejecución de la laguna de oxidación tiene 19 años postergada.

pais-riohacha

Andrés Boscán

@Boscan_AJ

 

Derling Moscote vive en la carrera 62 del barrio Las Marías, dónde aún el asfalto no llega y donde el ligero sereno de la madrugada sólo ha dejado algunos charcos. Sin embargo, su mayor preocupación es cruzar el Distrito para llegar a su trabajo a las 8.00 de la mañana. Es asistente administrativa en una Entidad Promotora de Salud (EPS) indígena y debe sortear la inundación que sufre la ciudad cada que la lluvia se hace presente.

El Distrito Turístico y Cultural de Riohacha alcanzó el título sin el mérito de contar con un sistema de drenaje que permita redirigir las aguas de lluvia sin que esto represente una paralización de toda actividad: comercio, educación, salud, administración pública, turismo, entre otras. El desarrollo urbanístico y la falta de voluntad política han generado un colapso en la ciudad.

El diagnóstico

La alcaldesa Isset Tatiana Barros Brito ha encauzado un proyecto diagnóstico para evaluar la planimetría de Riohacha y poder hacer ejecución del Plan Maestro de Alcantarillado Pluvial del Distrito de Riohacha, esto con miras de fusionar el sistema de aguas servidas con las corrientes naturales del agua de lluvia.

Miguel Francisco Pitre Ruiz, secretario de Infraestructura y Servicios Públicos, categorizó el proyecto como el primer paso para darle recuperación a las redes pluviales, al control de inundaciones y a la activación socioeconómica de la ciudad.

“No puedo juzgar la falta de voluntad política de otras gestiones, pero lo importante es dar el primer paso para que proyectos futuros tengan presente un sistema de drenaje y evitar que la ciudad se paralice cuando llueve. Es preocupante ver como zonas centrales se convierten en lagunas por el efecto de la lluvia. Debe atenderse el tema porque por mucho podría significar un asunto de salud pública también”.

Aguas servidas

En todas las ciudades el sistema de alcantarillado se fusiona con el de agua servidas, Riohacha no escaparía de esa modalidad. Sin embargo, desde la empresa Avanzadas Soluciones de Acueducto y Alcantarillados (ASAA) aún no existe ningún proyecto que plateé el cruce de aguas. Antes bien, la preocupación de la instancia privada es la laguna de oxidación que desde hace 19 años se posterga su ejecución.

En 2015 se anunció la reanudación de la obra, pero discrepancias en consultas previas con las comunidades indígenas a seis kilómetros del casco urbano, dentro del predio conocido como El Encanto -cerca del arroyo Guerrero- mantiene como única solución verter las aguas negras al mar, del que Riohacha aspira vivir a través del turismo.

 

Deja un comentario

scroll to top