AKUMAJA, iniciativa de protección contra el COVID-19 con puntadas wayuu

Por Ana Kay Farías y Olimpia  Palmar

Por allá, donde el polvo golpea sin parar, donde la esperanza de conseguir agua es una ilusión que se esparce con la brisa. Por allá, por donde no pasa nadie y las huellas no se marcan en el camino, sino en la memoria, por donde la palabra guía a hombres y mujeres. Ese punto de por allá que mantiene una temperatura que supera los 30 grados, lo llaman Punta de Coco, una comunidad de pescadores y artesanas en la Zona Extrema de la Alta Guajira. Por allá, 40 artesanas wayuu se levantan a cumplir sus roles y vencer sus preocupaciones de garantizar el agua y alimento a sus hijos con quienes están confinadas como medida de protección por el COVID-19. Diariamente las superan y cumplen con sus medidas preventivas, porque cuidarse y cuidar a la familia es una prioridad.

Estas mujeres terminan el día con las puntadas de su tejido, una de ellas es Perla del Caribe Ipuana, se define como “mujer de costa”, oriunda de Alupü. Mujer atrevida, emprendedora, curiosa por conocer más de sus raíces, decidida, inteligente, empoderada y amable que cuida la naturaleza y que inició un viaje por cumplir un sueño. “Inspiradas por Walekerü (araña tejedora) se unieron a un grupo de mujeres tejedoras y conformaron la Organización de Artesanas Wayuu- AKUMAJA (Mujer viajera).  “Los tejidos han surgido a través de la imaginación y los sueños. Queremos seguir guardando el legado de los conocimientos ancestrales”.

Proceso creativo

Tejiendo juntas comprendieron que la consecución del agua en su comunidad no es el único reto que deben alcanzar. Desde entonces, por allá desde hace como una década tejen para para comercializar productos artesanales bajo la marca AKUMAJA. Ahora con la pandemia estas mujeres están confeccionando con sus tejidos tapabocas de alta protección sin perder la esencia y estética colorida que caracterizan la indumentaria wayuu: estas mujeres pasan de tejer mochilas a tejer tapabocas. Los wain (tapabocas artesanales wayuu) están hechos en la técnica Atulaa; con dos capas intermedias de tela quirúrgica, una capa interna con antifluido, cordón y es totalmente lavable.

El otro reto que vencen las mujeres es la comercialización de sus confecciones para eso se apropian de las redes sociales como: Instagram (@wayuu_akumaja). Por allá, continúan las mujeres wayuu confinadas, soñando en mantener vivo el legado del tejido de Walekerü, tejiendo tapabocas para proteger a las familias wayuu.

Protege a tu gente, protegiéndote tú.  

Deja un comentario

scroll to top