“El Estado Plurinacional de Bolivia es todavía letra muerta”

Bolivia

Celso Padilla, líder indígena del pueblo guaraní, cuenta la experiencia de lucha de su pueblo frente al gobierno de Evo Morales. En diálogo con Servindi, denunció el mecanismo para silenciar el derecho a la consulta previa y los constantes atropellos a los derechos fundamentales de los pueblos indígenas. Por ejemplo, señaló que la Ley de Hidrocarburos ordena que toda explotación de recursos naturales dentro de los territorios indígenas debe ser consultado con los pueblos indígenas que vivan allí, pero, sin embargo, esto en la práctica no se cumple.

“Tenemos 359 consultas en el pueblo Guaraní debido a que la nación Guaraní está en la región del Chaco de Bolivia donde hay un alto índice de concesiones de empresas trasnacionales que están explotan los hidrocarburos y el gas (…) De todos estos números de consulta un 95 por ciento han sido postconsulta, o sea no se hace la consulta previa. Después que ya están trabajando las empresas recién ellos intentan hacer las consultas” explicó.  “Ya son 13 años y los procesos de consulta han sido mucho más difíciles porque ahora el gobierno [de Evo Morales] está obligado a hacer la consulta, pero todos los acuerdos solamente se quedan en papeles”.

Solo cuando los pueblos indígenas se levantan en pie de lucha es cuando el gobierno se sienta a negociar; aún así, son reprimidos y criminalizados cuando toman acciones de protesta para hacer prevalecer sus derechos sobre el territorio. “En Bolivia, hay varias normas que solo están para convertirse en instrumentos para poder satisfacer planes y proyectos del gobierno actual”.

Es el caso de la Ley de la Madre Tierra promulgada para cuidar la Pachamama, pero que se ha convertido en un discurso demagógico porque hay otras leyes que permiten ampliar la frontera agrícola. “Esa ley, por ejemplo, está permitiendo la deforestación de un total de 14 millones de hectáreas”.

En suma, el gobierno de Evo Morales tiene una política en contra de los pueblos indígenas y en función de los grandes capitales para la explotación de los territorios ancestrales y por esto “el pueblo indígena, y en este caso el pueblo Guaraní, impulsa la consolidación de las autonomías indígenas”, es decir, “tener nuestras propias normas, procedimiento propio y jurisdicción indígena” por que “nosotros, como pueblos indígenas, protegemos y cuidamos la tierra y la naturaleza porque nos relacionamos directamente con ellas”.

Padilla también comentó sobre la sentencia del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza contra el Estado de Bolivia por el caso del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Advirtió que existen violaciones de derechos tanto hacia los pueblos indígenas como al medio ambiente. El gobierno hizo caso omiso a las demandas presentadas por los pueblos indígenas y “actualmente hay varios líderes perseguidos políticos”.

En Bolivia, no existe la democracia

Padilla explicó el retroceso que significó una ley que contradice los artículos 210 y 211 de la Constitución que establece que los pueblos indígenas pueden participar de acuerdo a sus normas y procedimiento propio, pueden elegir sus representante, candidatas y candidatos directamente de su organización. Con esa ley que restringe la participación indígena “los pueblos indígenas nos quedamos al margen”, aseguró.

Además, a pesar que en el 2016 Evo Morales perdió el referéndum para su tercera reelección, el líder indígena dijo: “que está más que confirmado que Evo Morales se va a lanzar por cuarta vez por su reelección”.

Morales ha polarizado al país y amenaza a los pueblos indígenas diciendo: “el que no apoya a Evo Morales no va tener ningún tipo de proyecto, no se le va a ayudar, y será declarado enemigo de Evo, enemigo del proceso de cambio o del instrumento que maneja el gobierno que es el Movimiento al Socialismo (MAS)”. Por eso, se puede concluir que “en Bolivia no existe la democracia”.

El pueblo boliviano y, sobre todo, los pueblos indígenas, están cansados del abuso del gobierno de Evo Morales.

El 20 de octubre, “habrá una sorpresa”, apuntó Padilla, debido a que se está formando una gran alternativa popular e indígena para hacerle frente a mas de 13 años del gobierno del MAS. “Yo confió que el 20 de octubre eso tiene que cambiar. Lo que nosotros queremos es quebrar los dos tercios que le permite al gobierno actual controlar el Parlamento por más de 13 años”.

 

Fuente: www.servindi.org.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top