Azul Ambientalistas hace llamado a empresas que contaminan con plásticos el lago de Maracaibo

IMG_3736

 

En los últimos 25 años, las organizaciones que forman parte de “A limpiar el mundo” y la Campaña Internacional de Limpieza de Costas (Día Mundial de las Playas) han realizado auditorías para identificar los tipos de desechos y a las empresas responsables de esta producción masiva de plásticos que causa tantos problemas en los ecosistemas marino-costeros y en el medio ambiente.

En 2018, la Fundación Azul Ambientalistas en convenio con el Servicio Comunitario de la Universidad José Gregorio Hernández, ha realizado, con más de 100 voluntarios que formaron parte del programa de Formación para Promotores Ambientales, una investigación y cuatro auditorías en las costas del lago de Maracaibo.

Dayli Quiva, profesora de las cátedras de Educación y Gestión Ambiental, informó que “como parte del adiestramiento a los estudiantes, llevan a cabo estas jornadas de limpieza y cuantificación de desechos plásticos en las orillas del lago de Maracaibo. Esto para evaluar, el tipo y cantidad de desperdicios y desechos que se encuentran en las costas del lecho lacustre, para poder informar a la ciudadanía sobre esta problemática”.

La realidad es inminente e innegable, el papel que desempeñan las empresas para perpetuar la crisis de la contaminación por plásticos. Al continuar demandando envases y empaques de plástico desechables para sus productos, estas empresas son las responsables del alto impacto de contaminación en el más grande estuario de América.

Así que FEMSA-Coca Cola, Polar PepsiCo, entre otras, lideran el ranking de botellas plásticas, empaques, envases y envoltorios que más se encuentran en las costas del Lago.

Gustavo Carrasquel, presidente de la Fundación Azul Ambientalistas, detalló: “este muestreo se realizó en más de 16 horas de trabajo, en aproximadamente dos kilómetros de costa donde se pudieron cuantificar unas dos mil botellas de bebidas gaseosas y agua, encontrando que alrededor del 45 por ciento son de la empresa FEMSA-Coca Cola, un 35 por ciento de la empresa Polar PepsiCo y un 20 por ciento de otras marcas que incluyen aceites, lubricantes y detergentes.

Esta investigación visibiliza la falta de responsabilidad que estas empresas han tenido hasta ahora con su modelo de negocio, ya que no les ha importado vender con sus productos millones de toneladas de plástico aunque generasen un gran problema medioambiental.

El 40 por ciento de todo el plástico que se fabrica está actualmente destinado a envases de un solo uso innecesarios y dañinos para el medio ambiente. Sin embargo, las empresas podrían cambiar esta situación desde la raíz, fomentando la venta a granel y reduciendo su consumo de envases de un solo uso. Al perecer la reconversión hacia plásticos biodegradables les es muy costosa y no esta en sus planes inmediatos.

“Debido a la inacción de las corporaciones, proponemos que se aprueben normativas que las responsabilice legalmente por los residuos que generan, pero además por Ley de Responsabilidad Social Empresarial, estas empresas deben realizar y respaldar jornadas permanentes de limpieza de costas, que no sean solo de manera “simbólica” una vez al año”, puntualizó Carrasquel.

Para resolver este problema, se debe cambiar todo el sistema, desde cómo se fabrican nuestros productos hasta qué sucede cuando dejamos de usarlos. También se necesita que las corporaciones sean parte de la solución.

“Vivimos plastificados. Rodeados de plásticos. Envueltos en plásticos. El mundo actual bien podría definirse como “un mundo de plástico”. La humanidad está a punto de escribir la crónica de una muerte anunciada si no somos capaces de revertir esta situación. Pero además como todos los problemas ambientales, hay daños colaterales. Los plásticos al degradarse se fragmentan en muy pequeños trozos que forman parte de los ahora llamados “microplásticos” que ya están presentes en la cadena alimentaria de los océanos e incluso en la ingesta humana”, señaló Carrasquel.

En su más reciente informe El estado de los Plásticos 2018, ONU Medio Ambiente reveló que alrededor de 13 millones de toneladas de plástico son vertidas en los océanos cada año, afectando la biodiversidad, la economía y potencialmente la salud. Así, cada año se producen más de 400 millones de toneladas de plástico en el mundo y solo un nueve por ciento de los desperdicios producidos son reciclados. La mayoría de estos plásticos son empaques de un solo uso.

La organización Oceana ha alertado de que cada minuto se adquieren un millón de botellas de plástico en el mundo y cada botella tarda unos 450 años en desintegrarse, y las micropartículas de plástico entran en la cadena alimentaria, “con efectos aún por estudiar”.

Para la ONG “Amigos de la Tierra”, la situación es “alarmante”, ya que se calcula que al día de hoy ya hay 150 millones de toneladas de residuos plásticos en los océanos y, si seguimos consumiendo al ritmo actual, en 2050 habrá más plásticos que peces en el mar.

La organización Greenpeace Internacional, denunció que las tres compañías que declararon las ventas más altas de productos de plástico de un solo uso (Coca Cola, PepsiCo, Nestlé) también fueron las tres marcas principales identificadas como las mayores contaminantes en un reciente informe global de auditoría de marcas llevado a cabo por Break Free From Plastic como resultado de 239 limpiezas en 42 países.

Esperamos que este llamado de Atención Ambiental sirva para que estas y otras empresas en el caso del lago de Maracaibo sean más proactivas y participativas en la solución de este problema de contaminación y degradación ambiental.

Deja un comentario

scroll to top