“El matrimonio wayuu”

Foto: Cortesía

 

 

Foto: Cortesía

Foto: Cortesía

El matrimonio wayuu es una alianza entre dos familias que ante la sociedad asumen compromisos y que se rige por el Sistema Normativo Wayuu, aplicando las reglas que regula el matrimonio. Se cumple ciertos procesos antes, durante y después de la ceremonia matrimonial, éstas son:

1.- Achuntaa wane jier, y la “Sujapüinaa”o Arras dadas en promesa de Matrimonio: en el pasado histórico del pueblo wayuu, era una costumbre comprometer a los jóvenes en pareja (Varón-hembra), por convenios que realizaban los padres de ambos, sin consultar con ellos, pero que por razones de aculturación en la actualidad dicha costumbre se ha extinguido, por lo que hoy en día, es aceptada el entendimiento entre los jóvenes que aspiran cazarse. El pretendiente, notifica a sus padres y al tío materno y autoridad de la familia de su interés por la pretendida (novia).

Luego, el tío materno del novio, envía a un Putche’ejana, emisario para notificar a los padres de la joven pretendida, diciéndoles que “su hija va a ser pedida por x fulano, para su sobrino, por lo que agradecen  aguarden para ese día, en espera del putchipu’u (palabrero), y la comitiva que lo acompañará de esa familia, en el día y la hora anunciada”; la familias aledañas a la casa de la joven pretendida, se dan por enterados del acontecimiento para la fecha, y estos también acuden a presenciar dicho acto, como testigos del hecho como tal, esto se llama “Aapajaa”, algo muy propio del wayuu.

El Pretendiente puede hacer la petición de la muchacha por iniciativa propia, pero puede mal entenderse en algunas ocasiones como un acto de mala fe, o falto de seriedad, por ignorar a su familia siendo joven, por lo que es usual sean los mayores quienes asuman tal responsabilidad en nombre de su sobrino o hijo. También pude ser con el consentimiento de sus Padres, para que éstos se encarguen de transmitir la aspiración de su hijo. En el día y la hora pautada, la comisión encabezada por una persona mayor y su comitiva, son recibidos por miembros de la familia de la novia, y después de los saludos, les brindan asiento a los recién llegados. De inmediato el Putchipu’u (comisionado), con el joven (novio), a su lado dice: “He sido delegado por la familia de este joven caballero para solicitar de ustedes, les conceda la libertad de hablar con su hija, y toma éstas Kakuuna sajapuina puchon, el quiere que la hija de ustedes, sea la que le cuelgue el chinchorro cuando llegue de “Mekeeruu”, de buscar los animales extraviados por la inmensidad de la sabana, y que cuando se enferme él, sea la mujer que esté en su cabecera; para que ella sea la que le pida agua, cuando llegue del monte de “Olojaa”, de cazar, él quiere velar por su hija, y quiere que ustedes lo acepten para ella ya que su pena es grande y su intensión es sana”. Si el galán no cumple su “promesa de matrimonio”, lo que ha dado, queda en pago del daño causado, o sea, “por roce de manos”.

El fiel cumplimiento del protocolo de Achuntaa wane jier, es un verdadero formalismo la simple intensión de pedir una entrada en la casa familiar de la novia y ser aceptado, en promesa de un matrimonio. Esta costumbre ha sufrido cambios debido a la transculturación en la sociedad indígena wayuu, pues antiguamente casi todos los matrimonios  eran pactados por los padres de ambos jóvenes, sin que estos pudieran saberlo y sin tomar en cuenta su consentimiento.

2.-Ouunuwawaa (Recolecta del novio, entre su familia, amigos, vecinos, para dar la Dote por la novia): Después de haber procedido a la petición de la novia, en la sociedad wayuu, los miembros de la filiación familiar del varón (pretendiente), para casarse con una joven, éste debe visitar a sus familiares “Ounnüwaainjachi  jo’u  nupüshi  jee  kasayuin  nunain”, en la que también se involucran en aportar los Oü’payuu, tíos paternos, ya que por regla social y familiar deben contribuir a la causa de la “DOTE”, aportando collares, animales, entre otros.

3.- Pa’ünaa: el matrimonio wayuu: llega el día, fecha y hora de la entrega de la “PA’ÜNAA” o “DOTE”, el matrimonio en sí, esta puede ser: 20 cabezas de ganados bien encebados y hembras, con un macho, 50 cabezas de cabras, más otras 50 cabezas de Carneros hembras en las mismas condiciones de las anteriores, 10 caballos, entre los cuales deben venir 2 caballos competidores en carreras  más 2 mulas. Además de 10 collares clasificadas en collares de tumas de “Jokomayaa”, y de “Pula’üliayaa”, alternas en oros de “Pariiriyaa” y otras de “Manaliaa” bien calificadas. Otras en collares de  las características de tales exigencias, deben ser de fiel cumplimiento, para la fecha pautada de la entrega de la Dote, (Acto ceremonial del matrimonio wayuu, que sella el pacto o Alianza entre las dos familias).

Este acto ceremonial de entrega de la Dote es una acción que formaliza la relación inter-familiar previa a la Ceremonia Matrimonial, de acuerdo a los usos y costumbres wayuu, son procesos de cumplimiento  antes, durante y después del matrimonio. La entrega de la “DOTE”, no puede entenderse o considerarse como una venta. En la sociedad wayuu, no piensan en el matrimonio como una relación comercial entre un hombre o un objeto que se puede comprar y vender; por el contrario, se trata de compensar a los miembros familiares de la Pretendida (novia), la pérdida de una miembro de la casa, que sale de su grupo familiar, de ahí que, la dote, en la lengua wayuunaiki se llama: “PA’ÜNAA”.

Manuel Román Fernández

One Reply to ““El matrimonio wayuu””

  1. excelete articulo ya que nos deja conocer el desarrolo de una boda wayuu”

Deja un comentario

scroll to top