El Zulia se queda sin medios de comunicación impresos

Codhez

 

PANORAMA cesó ayer sus publicaciones. Era el único diario impreso que quedaba circulando en Zulia, a pesar de ser el primero en el Occidente, contando con 104 de trayectoria.

 

“Pese a tanto esfuerzo, hoy, con el corazón arrugado, tenemos que presentarles nuestra última edición impresa. A partir de ahora, seguimos haciendo más y mejor periodismo para ustedes solo desde todas nuestras plataformas digitales”, publicó PANORAMA en su editorial.

Desde 2013, de acuerdo con las estadísticas del Instituto de Prensa y Sociedad Venezolana – Venezuela (Ipys) han salido de circulación 67 diarios en todo el país, incluyendo a PANORAMA. El 2018 fue fatal para la prensa escrita en el Zulia: los diarios LA VERDAD, Versión Final, Qué Pasa y el semanario de la Universidad del Zulia dejaron de circular.

La desaparición de los diarios regionales y nacionales en el país no es casualidad. Desde que la empresa estatal Complejo Editorial Alfredo Maneiro asumió el monopolio de la venta de la materia prima para los medios impresos, los obstáculos para la obtención de papel periódico, tinta y planchas han sido enormes. Uno a uno, los medios impresos han dejado de circular, y la ciudadanía cada vez tiene menos alternativas para informarse.

En medio de este terrible escenario, desde la Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) recordamos que los medios de comunicación social desempeñan un rol fundamental para el ejercicio de la libertad de expresión en una sociedad democrática. Una sociedad que no está bien informada no es plenamente libre y, sin medios que contengan diversidad de opiniones e informaciones, se vuelve vulnerable ante el autoritarismo y la tiranía.

Sin el ejercicio efectivo de la libertad de expresión, en Venezuela hemos sido testigos del deterioro del sistema democrático, de la ausencia del pluralismo y la tolerancia. Este escenario, tal y como lo establece la Corte Interamericana de Derechos Humanos, se materializa en un “campo fértil para que arraiguen sistemas autoritarios”.

Por ello, el compromiso con la defensa de los derechos humanos y el rescate de la democracia debe ser cada vez más firme. El desarrollo pleno de las personas y de la sociedad no es posible sin libertad de expresión. El derecho a recibir y difundir información es vital para la creación de una opinión pública que reconozca y fomente la pluralidad, el respeto y la tolerancia. Solo así podremos avanzar hasta obtener el país libre que merecen los venezolanos.

Deja un comentario

scroll to top