Jimmy Boscán se compromete a reivindicar el sector rural de Maicao

Gente entra y sale de la casa. Sube y baja. Se cambia de oficina. Son las tres de la tarde y el puesto de campaña de Jimmy Boscán se siente más caliente por el vaivén, las expectativas y las planificaciones que por los casi cuarenta grados de temperatura que hace en Maicao. Él es uno de los candidatos a la alcaldía del municipio fronterizo. Está avalado por los tres partidos del gobierno nacional: el de la U, el Centro Democrático y el Conservador. Atendió a WAYUUNAIKI para contarle acerca de su plan de gobierno y, entre otros puntos, que se siente “muy wayuu”, gracias a la ascendencia indígena de su padre.

—¿Qué te motivó a participar en la política, a lanzarte para alcalde?

—Jimmy Boscán: Yo hago parte de un grupo de jóvenes profesionales que hemos tenido la oportunidad de estudiar en universidades de todo el país, algunos han estudiado en la Universidad de La Guajira; muchos hemos tenido esa formación académica de más alto nivel en el distintos lugares del país y otros en internacionales. Ese grupo de jóvenes comenzamos a analizar la situación sociopolítica de Maicao y notamos que estas elecciones no tendrán mayores cambios: los candidatos que se están perfilando son más de lo mismo y la gente ya no confía en esas figuras políticas tradicionales. Entonces, empezamos a hacer ese ejercicio pedagógico, social de consultarle a la comunidad qué es lo más conveniente para Maicao en el área política y la gente lo que nos plantea es que ya no confían y que ya no quieren ni votar, que la única forma de que se motiven a votar es que haya nuevos liderazgos, nuevas caras; gente que llegue a refrescar la política. Y, pues, nosotros decidimos tomar ese mensaje y mirar, dentro de ese equipo, quién tuviera la mejor hoja de vida; la mayor experiencia no en tiempo sino en calidad, enfocada en lo administrativo, en lo público. Quien tenía ese perfil para afrontar el debate político con la mayor altura. ¿Por qué esos requisitos? Porque si vamos a trabajar en esto es para ganar las elecciones. No nos vamos a enfrentar este escenario para llegar y esperar un resultado. Estábamos conscientes de que no sería fácil. Los otros candidatos llevan muchos años haciendo política en diferentes procesos.

Iniciamos ese proceso de buscar el nombre, de hacer la propuesta, de consultar a la comunidad y, gracias a Dios, hemos demostrado una seriedad, un conocimiento de la situación de Maicao y una capacidad objetiva para vislumbrar soluciones a las tantas necesidades que tenemos. Siempre lo hemos dicho: los problemas los conocemos todos y los vivimos. La crítica la hace cualquiera, el tema es: ¿quién plantea la situación? Y, para eso, nosotros estamos trabajando: para plantear soluciones. Nosotros no estamos construyendo, pisoteando a los otros, hablando mal de los otros, generando rencores; estamos trabajando con base en las soluciones. Y, gracias a Dios, ese mensaje ha tocado el corazón de los maicaeros. La gente me ha expresado su confianza para trabajar juntos.

Boscán asegura que estructuraron un programa de gobierno que apunta al bienestar de las comunidades urbanas y rurales de Maicao. “Definimos un eje transversal que corresponde a un punto en el que todos los sectores se encuentran y ese eje es la seguridad. Hemos planteado que sin seguridad no hay nada. Y sobre la seguridad construimos políticas públicas. El tema es desarrollar un esquema en donde el eje vertical se estructure en las necesidades básicas (insatisfechas): salud, educación, saneamiento básico y agua potable, y vivienda. Esos cuatro sectores tienen influencia en lo urbano y el rural, así que, ahí, hay una política bien definida que beneficia a nuestras comunidades indígenas. Por ejemplo, en educación, hay un reto importante: la infraestructura educativa es deficiente. Los niños están estudiando todavía debajo de palos de trupillo, a la intemperie. Nosotros vamos a trabajar en construir la infraestructura adecuada, de calidad que les permita recibir la educación en condiciones óptimas. Ahí también trabajaremos la cobertura educativa , desarrollando estrategias de permanencia académica: el transporte y la alimentación escolar (…) La implementación de los usos y costumbres wayuu también es una labor importante que desarrollaremos”, explicó el candidato más joven a la alcaldía de Maicao, quien tiene 26 años, es abogado con maestría en Gobierno y Desarrollo de las Entidades Territoriales, y cuenta con experiencia gerencial en los sectores públicos y privados.

—¿Cómo abordarás, en tu posible gestión, a la población migrante este municipio fronterizo?

—El tema de la migración se sale de las manos de cualquier alcalde. La competencia en el aspecto migratorio es de la Nación, del gobierno nacional. Pero, eso no quiere decir que el alcalde tenga, simplemente, que sentarse a esperar que las cosas sucedan. También, tenemos que actuar para que las cosas sucedan de la manera más adecuada. Evitar que la gente entre es imposible. Evitar que la gente se vaya es igual de imposible. Lo que debemos hacer en construir. El presidente de la República, Iván Duque, nos ha pedido que trabajemos de la mano con nuestros hermanos venezolanos, que no los hagamos sentir como extraños; sino que le brindemos esa mano amiga. Todo el que llegue a ayudarnos a construir, los ayudaremos con el corazón; pero, quien llegue a destruir, mano dura (…)

Nosotros nos vamos a acoger a las directrices nacionales. Yo no puedo llegar, como alcalde, a ser el salvador. Yo tengo que llegar a trabajar sobre lo que ya está. Uno tiene que ser responsable. No puedo llegarles a nuestros hermanos venezolanos a ofrecerles casa y beneficios, cuando, sabemos, que no tenemos ni siquiera para abastecer los servicios esenciales de nuestra gente. Por eso, es que necesitamos trabajar de la mano con el gobierno nacional, porque los recursos para atender la crisis migratoria están en Bogotá.

Deja un comentario

scroll to top