La travesía de un pueblo asentado en dos naciones

 

P1040775

Frente al teatro Capitolino, específicamente  donde terminaba la pista del Aeropuerto Grano de Oro, funcionaba el terminal wayuu, en el año 1964,  en la Av.  Guajira, frente al barrio Ziruma. Allí inició la travesía de un pueblo étnico en busca de un terminal que prestara un servicio hacia la tierra sagrada.

Rafael Caldera, presidente de Venezuela para esa época, mandó a construir el estacionamiento en Grano de Oro donde funcionaba la parada de los camiones que viajaban desde Maracaibo hasta la Alta Guajira, porque eran espacios alejados de la ciudad. Sin embargo, en 1977, esos terrenos fueron cedidos a la Universidad del Zulia, quien tomó posesión del área cercando todo el perímetro.

En la viaje  Maracaibo, solo existía una ruta que trasladaban a las personas que vivían en  la población de los Filuos, los que se asentaban en Cojoro , Poroso, San Francisco, Carrasquero y Guana, tenían que hacer escalas para llegar a su poblado,  por no contar con un medio de transporte que los llevara directamente de Maracaibo hasta su lugar natal.

Luego que LUZ tomara posesión del terreno, la vía pública de la avenida Guajira era la parada momentánea de los camiones quienes ocasionaba  accidentes de tránsito e inaccesibilidad vehicular, debido a esta problemática se vieron en la necesidad  de hablar con la Alcaldía de Maracaibo,  para que solucionara el problema; los ubicaron alrededor  de la plaza de toros, pero las dificultades persistieron  y decidieron mudarse al barrio El Mamón  por su accesibilidad.

El despertar de un pueblo

En el año 1987, llegó hasta las costas de Castillete el  Corbeta Caldas y se instaló en esas aguas. Ese mismo año se llevó un enfrentamiento entre Venezuela y Colombia; la zona fue militarizada  dejando como principal afectados a la población wayuu. El ejército para ese entonces tenían  un punto de control en el arroyo Neima, el chofer de un camión que venían desde la Alta Guajira, vio a lo lejos a los militares y decidió desviar el punto de control, los soldados sin mirar atrás les dispararon.  El pueblo al ver esta escena decidieron organizarse   y buscaron asesorías de  Renato Montiel, Nemesio Montiel y  Noe Montiel líderes que guiaron esta lucha.

18 personas formaron unas Asociaciones Civiles  de Transporte, luego  en el 2002, se constituyeron en sociedades y nace la Cooperativa de Transporte Coopguajira. En ese mismo año concibieron un terreno al cual  llamaron  Shawantamana nombre que le dio Leoncio Pocaterra, cronista e investigador (lugar donde los wayuu se mantienen de pie esperando el transporte) es allí donde yace el terminal de pasajeros en la zona norte de la ciudad de Maracaibo detrás de la bomba Caribe vía al Centro comercial Sambil.

Shawantamana impulsó   a otras comunidades para unir alianzas y crear nuevas rutas que llegaran a las diferentes entidades de la Media y Alta Guajira ya que para esos puntos específicos no había medios de transporte.

La Ruta

Todos los domingos al salir los primeros rayos del sol se  concentran en las diferentes rutas de transportes los wayuu  a la espera que llegue el camión para emprender el rumbo por más de 14 horas de viaje a una tierra sagrada llena de misticismo.

La ruta inicia desde que salen de las cooperativas directo al Comando de la zona 11 del Zulia, para ser revisados camión por camión por efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) allí  firman y sellan el listín donde aparecen los nombres de sus pasajeros y lo que cada uno de ellos lleva a su territorio, al ser legalizados por las autoridades son escoltados por los mismos efectivos hasta la Paila Negra donde son nuevamente revisados. Al corroborar que todo está en orden continúan su marcha por la Troncal del Caribe.

Maltratados  

En municipio Guajira comienza su verdadero calvario, al llegar a los diferentes  puntos de control de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB)  le quitan los pocos alimentos que poseen, pasar por el puesto de control de las Guardias significa dejar algo mínimo de lo que el pasajero lleva.  La situación es la misma cuando pasan por el punto de control La Laguna del Pájaro, donde no solamente se conforman con bajar a los pasajeros del camión y revisarle hasta el último bolsillo de de su equipaje, sino que le sacan  a los camiones dos pipas de gasolina de 23 litros que equivale a 46 litros de combustible. El viaje continua  y las revisiones son extremadamente excesivas.

Al salir de los límites  venezolanos  la ruta no es otra que recorrer por las comunidades de Monserate,Sirüashi, Keejipaul, Taguaira, Cuestesita, San Juan, Kaülakimana, Fonseca, Villa Fátima, Ororo, karaipia, Paris, Buenos Aires, Jaiwoü, Ütay, Cotorrera, Sarutpana, Patomana, y  Puerto Estrella.

Todos los pasajeros son llevados directamente hasta sus casas, el costo del pasaje es de 7 mil  a 10 mil bolívares fuertes.

En la actualidad

WAYUUNAIKI, hizo un recorrido por las diferentes cooperativas de transportes, donde se evidenció  la poca afluencia de sus pasajeros. “el wayuu muy poco está llegando a Maracaibo, la escasez ha hecho que lleguen a las zonas de Uribia para comprar sus alimentos y regresarse nuevamente a  su territorio” así lo explicó Irma González, Coordinadora Administrativa de Coopguajira.

Solo cinco a seis camiones por cooperativa  viajan semanalmente a las zonas alejadas de la Guajira.

Caritas

Altagracia González

Vendedora

“Llevo 15 años trabajando en este terminal wayuu, todos los domingos a primera hora llego para vender comida a los que viajan a la alta Guajira, pero las ventas han reducido drásticamente, ya no es como antes”.

Francis Hernández

Habitante de la comunidad Siapana

“Empecé a trabajar desde que la cooperativa estaba en El Mamón vendiendo panela con limón.  Como no podía viajar hasta la Alta enviaba comida para mi familia, pero ya no podemos enviar alimentos, lo único que enviamos ahora es pan, mangos y pedacitos de yuca porque en los puntos de control nos quitan la comida. Ya no se puede si llevamos dos harinas nos quitan una”.

Wilmer Palmar

Transportista

“Somos el mejor transporte porque trabajamos de puerta en puerta, este es un trabajo que ha trascendido de generación en generación. Hace dos años Arias Cárdenas prohibió que los camiones transportistas circularan con los dos tanque y la poca gasolina que tenemos no nos alcanza para cubrir nuestra ruta y como si fuera poco al llegar al punto de control de la Laguna del pájaro nos quitan uno o dos puntos de combustible”.

Manuel Paz

Comunidad Patamana

“Cuando me voy para la guajira no llevo nada, solo llevo dos kilos de arroz para comer allá, los militares nos quitan la comida. De todas las alcabalas las que más nos quitan es en la laguna del pájaro, si no llevamos nada igual nos revisan. El ejército venezolano es el que nos molesta porque el colombiano no nos quita nada”.

Hèbert Chacón

Alcalde del municipio Guajira

“Nos estaban llegando muchas quejas sobre los camiones que viajan hasta la Alta Guajira, que el ejército le estaban decomisando el combustible pero en una reunión en la trece brigada se llegó al acuerdo con el General Tan que esas irregularidades no pueden seguir sucediendo”.

Berlis Castillo

Datos

11  Cooperativas de trasportes cubren la ruta de la Baja, Media y Alta Guajira

7 mil a 10 mil bolívares fuertes  es el costo del pasaje hasta la Alta Guajira

 

 

Deja un comentario

scroll to top