Se detectan 7 nuevos casos de desnutrición en la Guajira venezolana

Falta-desarrollo-Foto-Archivo-Nacional_NACIMA20160216_0157_6

 

El poder mediático y la mirada internacional ha obligado al Gobierno venezolano a ponerse los patines en materia nutricional con las comunidades indígenas. 

Los tres niveles de Gobierno, Ministerio de Pueblos Indígenas, Secretaria Regional de Salud y la Alcaldía local, iniciaron una jornada de atención médica en el sector Wayamulisirra, parroquia Alta Guajira, del municipio peninsular, mismo sitio donde habitaban los hermanitos que murieron por desnutrición en el Hospital Adolfo Pons de Maracaibo.

Según los voceros oficiales siete nuevos casos fueron detectados, con órdenes inmediatas de ser atendidos señaló Carmen Cambar, gerente de Salud de la Guajira, sin embargo se reporta que llega a 18 los afectados por la falta de alimentos, así lo asevera el Comite de Derechos Humanos de la Guajira.

La crisis fronteriza y las diatribas gubernamentales en Colombia también inciden de este lado de la Guajira, sectores más cercanos a la capital zuliana también muestran indicadores de escases y desnutrición. Radio Fe y Alegría publicón un reportaje donde se afirma que las familias habitantes de la Laguna de Sinamaica sólo comen una vez al día.

La funcionaria afirmó que “buscamos atender las comunidades con el equipo nutricional con el fin de detectar casos que se presentan y actuar para prevenirlos”.

Además agregó que se realizarán visitas constantes a las poblaciones más apartadas de la Guajira, donde el acceso a los alimentos es más difícil, para evitar que aumente la tasa de desnutrición en la subregión.

Sin embargo, nadie menciona la políticas regulatorias que impiden el paso de alimentos a la zona ya catalogada como de contrabando y bachaqueo.

Niños, jóvenes y adultos fueron atendidos en las áreas de odontología, desparasitación, vacunación y peluquería.

La escuela del sector sirvió de centro de atención, se hará lo mismo en otras zonas de la entidad zuliana.

Muertes por desnutrición

En la población de Wayamulisirra, cerca de Cojoro, reside la familia González. Javier y Olga, esposos, tuvieron que enfrentar hace unos10 días, el mayor dolor como padres. Sus hijos Ligia (7 meses) y Jelbel (2 años), murieron luego de ser trasladados al Hospital Adolfo Pons en Maracaibo. El diagnóstico neumonía y desnutrición acabaron con la vida de los pequeños. Eran alimentados con agua de harina según su progenitora.

Otros casos

La comunidad indígena yukpa, que ha migrado de la Sierra de Perijá al sur de Maracaibo también es considerado un caso alarmante. Un reportaje publicado por Lenind Danieri, destacado periodista de está redacción, hizo gala de las condiciones infrahumanas en la que viven familas asentadas en El Trebel; explicó que seis niños “tienen fuertes cuadros de desnutrición, aunque hay 150 infantes en peligro de caer en este cuadro porque ya están enfermos” y que la semana pasada fallecio una bebé de año y medio con los sistmoas.

Los seis infantes que le preocupan especialmente al periodista presentan cuadros de deshidratación, problemas motores, oftalmológicos y otras patologías que se derivan por la desnutrición. “Hay una niña de dos años que dejó de caminar”, aseguró Danieri por la debilidad y desgaste de su cuerpo por la falta de comida.

El periodista está realizando una campaña a través de redes sociales para recolectar comida, especialmente bebidas instantáneas con leche, leche en polvo completa y compotas. “Falta es comida, falta mucha comida”, dijo Danieri sobre la residencia de estos indígenas pues la escasez es implacable. Aunque le han llegado medicinas para repartir a los más necesitados, pide que el flujo de ayuda en cuanto a medicamentos no pare pues las familias no tienen la capacidad para adquirirlas en la zona.

Andrés Boscán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll to top